Header Ads

'Tarde para la ira': Potentes primeros pasos


Potentísimo debut del actor, y ahora director, Raúl Arévalo. Construye un modesto thriller tan tenso como intenso, de cocción lenta pero de ejecución rápida. Una película sobre la gestación lenta y paciente de la ira. Tarde para la ira es un film que se muestra prometedor en ese impresionante arranque «rodado con cámara trasera», y satisfactorio en su resultado final. Muy buen thriller al más puro estilo Peckinpah, filmado con cámara casera y escrito con una asombrosa seguridad a la hora de contar lo que el director quiere narrar.

  
Pero lo que hace a Tarde para la ira realmente fuerte son unas exquisitas interpretaciones. Luis Callejo acojona, pero Antonio de la Torre da miedo, quien compone un personaje solitario angustiado, atormentado, desequilibrado, perturbado, incapaz de controlar sus impulsos y que no descansará hasta lograr su venganza «ya sea en esta vida o en la otra».

Con Tarde para la ira, Raúl Arévalo da sus primeros pasos, pisando muy, muy fuerte, con energía y seguridad. Unos pasos que indudablemente habrá que seguir. Una película con la que el espectador sentirá tantas emociones en tan corto tiempo que no conseguirá controlar, al igual que una venganza. Porque ¿quién sabe? Algún día puede que pierdas todo en la vida y quieras vengarte de alguien.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.