Header Ads

'El extraño': El mal que nos acecha


Una de las películas más perturbadoras que he visto en mi vida, con una de las atmósferas más enfermizas que recuerdo, así describo al tercer largometraje del director coreano Na Hong-jin. En este caso se sumerge en el terreno de lo sobrenatural tras haber ofrecido su mirada sobre el thriller con las notables, y muy violentas, The Chaser y The Yellow Sea. El extraño (Goksung) es una sorprendente mezcla de géneros que se inicia como un usual thriller policíaco, y que termina desprendiendo un refrescante aroma a terror, con un escalofriante acercamiento a lo sobrenatural y a la posesión diabólica, pasando por el drama más austero. Todo ello, «y donde quizá pece de demasiado autopermisiva», es aderezado con ese humor bufo tan típicamente coreano como próximo a las comedias españolas de antaño.

El extraño tiene la virtud, o el defecto, de adentrarnos en un terreno posiblemente ignoto: un baturrillo esotérico del que sólo se puede salir, perplejo y desconcertado, golpeado por la belleza salvaje de sus imágenes, pero atosigado por un interrogante muy probablemente irresoluble, y con la sensación de que no es la obra maestra que podría haber sido. O quizás sí.


El film de Hong-jin desenvuelve muy acertadamente la trama, ofreciendo un ejercicio magistral de suspense y un uso del gore justo «nunca es excesivo». El director se toma su tiempo para contar la historia «cosa que explica su extenso metraje», un elemento capaz de envolvernos en una sugestiva capa dramática ejercitada con un sensacional sentido del crescendo rítmico.

Una película con la que todo aquel que la vea saldrá totalmente descolocado, por ese impreciso desenlace en el que el director no ayuda demasiado con ese juego de despiste al que el espectador es sometido, y quien hace un esfuerzo de intentar comprender y buscar alguna explicación a lo que acaba de presenciar.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.